miércoles, abril 27, 2005

Un adiós al YO

Concientizar que la Interactividad es humildad, incluso para nosotros, las nuevas generaciones, o los pichones, como nos dijera cierto profesor al abrirnos las puertas a la profesión, ha venido a ser el gran dilema de los últimos tiempos. A la altura de un tercer año de estudios universitarios, tras arduas horas de preparación cultural que nos permitieran fungir como exegetas olímpicos de la realidad, resultaba difícil renunciar a la tradicional autoridad periodística. Por entonces nos enfrentábamos a la asignatura Periodismo Digital y comprendimos que la democratización inherente al surgimiento de la WWW afloraba al epitelio virtual y obligaba (aun hoy se impone) a redefinir los poderes reales del narrador, en un entorno cuyo mayor desafío es, precisamente, llegar a ser interactivo.
Desde la Academia hubo una apertura importante a las reconfiguraciones. Los medios cubanos, por su parte, han aprehendido tímidamente las potencialidades de la Red. La distancia entre lo que se hace y lo que pudiera hacerse por concesión del nuevo medio y soporte, es inmensa. Internet concede inmediatez, interactividad, personalización, multimedialidad, hipertextualidad; pero las rutinas de las redacciones digitales todavía no se adaptan a este ritmo. La débil interacción con la audiencia se restringe, muchas veces, a la publicación del correo electrónico; continúa considerándose al usuario como un sujeto impersonal al que apenas se le brinda oportunidades de participar en la elaboración de los contenidos; el lenguaje de los textos no tiene en cuenta el alcance mundial de las redes; escasos sitios combinan el uso de la multimedia y el hipertexto solo cumple funciones organizativas.
Durante una investigación sobre periodismo digital desarrollada en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, se aplicó una prueba de interactividad a algunas Web periodísticas del país, con el fin de palpar qué nivel de participación podían ofrecer a la audiencia. Una semana de espera y sólo una respuesta a nuestra solicitud. ¿El resto? Todavía duerme el sueño de los justos. Interactividad no es presentar un enlace ciego a un correo electrónico fantasma; hay que hacer uso eficiente de esta herramienta. De lo contrario, se proyecta una imagen de falsa interacción que burla toda inteligencia y voluntad de diálogo.
Por otra parte, la pérdida del monopolio interpretativo de la realidad afecta profundamente un elemento fundamental de las ideologías profesionales del periodista: el narcisismo. Al indagar sobre la producción en la que ponían más empeño, muchos contestaban: EN LA PRODUCCIÓN PARA MI MEDIO TRADICIONAL. Y ello porque Internet permite escuchar la voz del eternamente silenciado (el usuario) y muestra un nuevo tipo de reconocimiento, diferente del que se adquiere entre los vecinos del barrio o los coterráneos. Decimos adiós al "yo" omnipotente y damos la bienvenida a un "nosotros", que somos un poco todos.
No es más que el rezago del amor a la tinta o “la gloria de la letra impresa”, para decirlo al modo García Márquez, que guardan la nostalgia de los primeros sueños de publicación, y hasta de perdurabilidad física. La realidad digital es, quizás, y sólo desde este punto de vista, más anónima, pues la posibilidad de ser leídos y reconocidos en todas partes del mundo y por disímiles culturas, nos vuelve susceptibles de hallar más satisfacción de la que muchos pueden suponer.
Por tanto, es necesaria una apertura a públicos más generales y diversos para evitar el riesgo -muy frecuente en las redacciones cubanas-, de trasladar a los medios digitales las formas tradicionales de relación con los lectores, radioyentes o televidentes. Ello signa irremediablemente la postura, apocalíptica o integrada, frente a Internet.
Concuerdo con Perogrullo, la Interactividad, entendida como diálogo y verdadera participación, es un problema de actitud.

Les recomiendo las siguientes lecturas para ahondar en este tema:
El ciberperiodista: entre la autoridad y la interactividad
El relato periodístico entre la posmodernidad y la metatranca
Los géneros periodísticos y la audiencia en el periodismo digital

lunes, abril 25, 2005

Hipertextualidad + interactividad

Comparto una reflexión que suscitó una de las interrogantes abiertas en el foro de Periodismo Digital del pasado II Congreso Online del Observatorio para la Cibersociedad, y que indagaba sobre si sería más definitoria de este tipo de periodismo la interactividad o la hipertextualidad.

Lo que pienso al respecto es que no deberíamos ver por separado, o en un rango de relevancia determinado, a dos características fundamentales de la comunicación en Internet que se complementan grandemente. La hipertextualidad, en tanto narrativa de la Web, traza caminos de “escritura” y “lectura” no lineales que apelan a un diálogo multipunto entre el mensaje, el usuario, el emisor, el medio y hasta la fuente. ¿Cuál es el resultado máximo de la hipertextualidad sino la interacción posible, en un mismo plano, entre todos los actores del proceso comunicativo?
Pudiera decirse que la hipertextualidad es la puerta de acceso a la interactividad en los medios on line. Que esa puerta se abra o no ya es cuestión a dilucidar en otro análisis. Por lo pronto, las nuevas formas de interacción con los contenidos que está planteando la Red hipertextual colocan al usuario en la posición de decidir cómo y cuándo se informa. Los medios podrán, a lo sumo, sugerir un camino de lectura, pero no imponerlo.
La Red anula el protagonismo del emisor, y es una de las razones para que la resistencia al cambio cultural que implica la relación con los nuevos medios esté frenando procesos enriquecedores como el de la construcción colaborativa del mensaje y la interactividad entendida como posibilidad de diálogo. Un colega escribía en Perogrullo que la interactividad es humildad, y lo cierto es que a un periodista, acostumbrado a ser un personaje público y reconocido, le cuesta sangre aceptar el posible anonimato del arquitecto de la información, aunque sea, a mi juicio, una tarea grandiosa. Los estudiantes reflexionaban sobre esta cuestión en una clase sobre el perfil del nuevo profesional del periodismo: “La función del narrador en los medios online que más nos motiva es la de facilitador del diálogo. Que podamos dialogar en un mismo plano con los usuarios es la consumación del sueño del comunicador, y es, sencillamente, maravilloso.” En el contexto de hoy puede que tal mirada nos resulte utópica, pero en virtud de tan noble entusiasmo apuesto por la conversión de la utopía en realidad, porque ellos serán los periodistas de mañana.
Es un tema polémico, y la idea es iniciar una conversación a la que están todos invitados.

miércoles, abril 20, 2005

¡Arriba, muchachos!

Que sirva el viejo llamado de Pablo de la Torriente para reunir vuestras voces todas en este espacio virtual, y que la conversación fluya río abajo y vaya dejando las orillas cubiertas de frutos.
Como los sé ocupados con el diseño de los proyectos finales, ahí les recomiendo unos artículos que abordan el tema de las metodologías para desarrollar una Web. Los encontré en ProyectoWeb.org. Aquí nos vemos, y que aproveche!
La importancia de definir una Metodología para el diseño y rediseño de sitios web
Algunos estándares en la web